Las catas de café son análisis sensoriales para determinar la propiedades y características de cada café. Éstas se miden a través de cuatro características: color, aromas, gusto y cuerpo.

A continuación te indicamos lo básico que debes saber para iniciarte en este mundo de sabores:

Color
El color es la característica más determinante, el rango va desde un marrón claro hasta casi el negro, dependiendo de la caramelización de los azúcares del café durante el proceso de tostado. Evidentemente, cuanto mayor sea el grado de tostado más oscuro será el café y, por lo tanto, mayor cantidad de azúcares.

Aromas
Los aromas deseados son: frutales, ácidos agradables, flores, frutos secos, pan tostado, especies…
Los no deseados son: madera seca, cuero, patata, húmedo, fermento, animal, goma, químico…

Gusto
Durante la cata primero aparecerán los dulces, siguen los salados y luego los ácidos y al cabo de un rato los amargos (aprox. 10 segundos).
La acidez es una característica positiva del café ya que proporciona viveza, sin ella el café parecería plano y sin personalidad.

Cuerpo
El cuerpo es un aspecto fundamental a la hora de valorar un café.
El cuerpo no tiene nada que ver con la sensación de fuerza en el gusto, es una sensación táctil causada por la densidad de la bebida y por los elementos en suspensión esencialmente grasas y aceites.

Ahora que ya tienes los conocimientos básicos para empezar, ¿por qué no te animas a practicar con nuestra variedad de cafés?

¡Entra en aquí y descúbrelos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.